6.2.09

La auténtica explicación del cambio climático


Lo avalan los estudios científicos y los datos son incontestables. La temperatura global ha aumentado en la misma proporción que ha disminuído la población de piratas.
.
Desde 1820 el número de corsarios, bucaneros, filibusteros y otras gentes que vivían de la rapiña marítima ha descendido desde unos 35.000 hasta los aproximadamente 17 de los que se tenía constancia que había en el inicio del S. XXI.
.
Paralelamente la temperatura global ha aumentado de media desde poco más de 14º hasta casi los 16. Queda demostrada de forma estadística la relación directa inversa entre las dos magnitudes comparadas.
.
Quizá por ello los recientes casos de piratería en los mares de Somalia deberían ser contemplados como un remedio al calentamiento global. Modesto tal vez, pero seguro que con el tiempo demuestra ser útil. Yo propondría al premio Nobel Al Gore que se acercara por allí a documentarse. También podría promocionar la actitud ecologista de los habitantes de aquella zona dedicados a tan loable propósito Johnny Deep, caracterizado como su personaje de la saga "Piratas del Caribe". De hecho sería la excusa perfecta para rodar la cuarta parte, "Piratas del Caribe IV: salvando el planeta" .
.
A ver si aprenden los de Greenpeace, tanto barquito "Rainbow Warrior" y tanta gaita.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

yo tengo otro gráfico:

la posibilidad de que el mundo se vaya a la mierda aumenta paralelamente al aumento de personas como tu, que niegan el cambio climático y sus consecuencias

con cariño.

Ramón Monedero dijo...

Macho, el discursito es digno de un Monthy Python, sería buenísimo. Quizá las borrascas que últimamente están machacando la península (en cuestiones climáticas, entiéndase la península como toda ella, excepto Murcia, porque aquí vamos a nuestro rollo y mientras España enterá está cubierta de nieve, nostros casi, casi, que vamos en maga corta...)se deba precisamente a eso, a los piratas de Somalia...

Jose Egea dijo...

Para conclusiones de este calibre, te recomiendo "Freakeconomics":

http://www.amazon.com/Freakonomics-Revised-Expanded-Economist-Everything/dp/0061234001/ref=pd_bbs_1?ie=UTF8&s=books&qid=1233926542&sr=8-1

¿Esta el mundo interconectado? ¿eín?

JE

Tigretón dijo...

Buff ¡Cómo está el patio! ¡Qué tensión!

Antonio Rentero dijo...

Querido y cariñoso Anónimo, para empezar será más probable que el mundo se acabe por que deje de haber personas con sentido del humor.

A continuación es más probable aún que los que somos escépticos (que, por cierto, es lo que siempre dicen los científicos que hay que ser, y no creer en hadas, ovnis, milagros y telepatías varias) no sigamos aqui para verlo... ni nosotros ni nuestros descendientes.

Y para concluir el mundo no se acabará, no se irá a la mierda, simplemente no seremos compatibles como forma de vida con él, y eso no es ni acabar con el mundo ni hacerlo inhabitable. Seguirá habiendo especies animales y vegetales capaces de seguir viviendo aquí mucho después de que nuestra especie haya desaparecido.

No necesitamos una guerra nuclear, nos puede pasar como en "Wall-E", que convirtamos la Tierra en un inmenso basurero y nos vayamos a vivir al espacio, o que desaparezcamos, me da igual, el planeta seguirá aquí solo que no estaremos para disfrutarlo.

Pero es que da lo mismo, aunque lo cuidemos que te cagas pasará un millón de años o dos y evolucionaremos o desapareceremos, o duraremos 10.000 millones de años y el Sol se agotará y aunque hagamos lo imposible la Tierra será incompatible con nosotros y no podremos hacer nada... y aún así el planeta seguirá vivo.

Pensar en que si nosotros desaparecemos "nos hemos cargado el planeta" es pensar en pequeño y en egoista. Un auténtico amante de la Naturaleza se dará cuenta enseguida que lo primero que sobra en la Tierra somos nosotros, que cuanto antes la convirtamos en inhabitable PARA NOSOTROS antes desapareceremos y la dejaremos para la siguiente especie.

Con cariño ;-)

Ramón, "estamediodía" decían en las noticias de la tele que España entera estaba en alerta por las grandes nevadas... yo miraba por la ventana y veía un sol radiante. Efectivamente, en el cambio climático a nosotros nos debe estar tocando la calderilla.

Pepito, conocía el libro, especialmente el ejemplo clásico de la delincuencia en Chicago :-) Es un poco más de lo mismo, no sé porqué tomarse la vida tan en serio... de todas formas no vamos a salir vivos de ella ;-)

Tigre, para aliviar tensiones luego te cuento el plan que te tengo preparao para este finde... no me falles!!!

Álvaro Pons dijo...

El escepticismo científico es una cosa. El negacionismo es otra, emparentado directamente con aquellos que defienden el cambio porque en su casa hace más calor.
Cualquier análisis científico serio te dirá que existen evidencias científicas y probadas de cambio climático. Otra cosa muy diferente es el análisis político de ese cambio: razones pueden ser muchas, desde la actividad humana hasta cuestiones astrofísicas. Y en eso, los científicos que trabajan en el tema lo tienen claro: no saben todavía la causa. Pero sí que saben algo: o se toman medidas, o este cambio puede ser crítico para el ser humano.
Los físicos somos muy pragmáticos: creemos en los hechos. Y los hechos marcan que existe un cambio global.

Antonio Rentero dijo...

Alvaro, por mi parte no niego alteraciones en el clima, está claro que desde que en la revolución industrial empezamos a quemar carbón de forma masiva estamos añadiendo a la atmósfera compuestos de los que antes carecía, y de ahí para arriba.

Son muchos años y somos muchos millones y son muchas sustancias. Incluso para la grandísima magnitud de tamaño de nuestro planeta algo, por poco que sea, se puede haber afectado.

Lo que en todo caso pongo en duda, a pesar del efecto invernadero, que se derritan los Polos, etc. es que el cambio climático sea un CALENTAMIENTO GLOBAL.

Geológicamente nuestro planeta se dirige hacia una glaciación, una miniglaciación al estilo de la Pequeña Edad del Hielo que sufrió Europa entre 1350 y 1850, con consecuencias tan pintorescas com que desaparecieron los viñedos que habían llevado los romanos a Inglaterra y el cultivo del cereal en Islandia.

Curiosamente esa ola de frío hacía que los inviernos tuvieran unas temperaturas más bajas pero los veranos en cambio seguían siendo rigurosos... muy similar a lo que ocurre en la actualidad, con estivales olas de calor en los países meridionales (Grecia, Italia, España) en las que incluso se producen frecuentes fallecimientos por las elevadas temperaturas, mientras que los inviernos nos demuestran que va a empezar a ser común situaciones que nunca antes se habían dado en España, con frecuentes nevadas en cotas de altitud nada elevadas, incluso a nivel del mar, incluso en sitios como las islas Baleares o incluso en esta Murcia en la que se está convirtiendo en habitual mirar a Sierra Espuña y verla nevada, algo que en más de 30 años había sucedido en contadas ocasiones (sobran los dedos de una mano) y ahora no es solo que cada año esté nevada, sino que incluso da tiempo a que la nieve se derrita y vuelva a nevar.

Dicho esto no defiendo que no hagamos nada ni que seamos totalmente inocuos con nuestro medio ambiente. Por supuesto que tenemos que reducir las emisiones, ahorrar energía y fomentar la obtención de la misma por medio de las renovables (y encima España es un paraíso para hacerlo con la solar, la eólica y la mareomotriz) , reutilizar y reciclar...

Mi argumento en todo caso es que MAÑANA no vamos a congelarnos como en "El día de mañana" (por cierto, excelente película sobre el cambio climático, si bien con fundamento acertado es evidente que debe dramatizar para conseguir espectacularidad), ni se van a derretir los hielos sumergiendo el planeta como en "Waterworld". Ni tanto ni tan calvo. Y menos mañana.

Estoy de acuerdo contigo en lo de tomar medidas, pero en lo que no estoy en absoluto de acuerdo es con acojonar a la población y mentirle con supuestas catástrofes cercanas en el tiempo.

Me juego lo que quieras a que en 20 años La Manga del Mar Menor no es una Venecia 2.o con las góndolas paseándose por la Plaza Bohemia como les gusta a algunas organizaciones de "defensa de la naturaleza" mostrar frívola y gratuitamente para asustar a la peña. Eso no es concienciar, eso es mentir, y de esa forma se pierde toda la razón que puedan llevar en el fondo por un uso frívolo y gratuito de la forma.

Como ves no te niego los incontrovertibles hechos, solo algunas interesadas interpretaciones de los mismos y el acelerado proceso de eclosión de sus hipotéticas consecuencias.

Un ejemplo, el agujero de ozono... sí que es cierto que en relativamente poco tiempo se logró neutralizar gran parte de las emisiones de los clorofluorocarbonos a la atmósfera, pero, sinceramente y como científico... ¿en tan poco tiempo se ha conseguido recertir un proceso que duraba AÑOS de llenar la atmósfera de CFC?

Yo no me lo creo.

Era un tren con una alta velocidad que le imprimía demasiada inercia como para detenerlo por el mero hecho de dejar de echarle leña a la caldera. Y me da la impresión de que a la bandera del CALENTAMIENTO GLOBAL se ha apuntado demasiada gente con alegría y oportunidad y sin reflexionar a fondo sobre los intereses que se pueden mover en torno a una cuestión, EL CAMBIO CLIMÁTICO demasiado seria, demasiado compleja y demasiado amplia en sus causas, manifestaciones y consecuencias.

Que no está de más que vayamos haciendo cada uno nuestra parte, de acuerdo, pero no me gusta comulgar con ruedas de molino.

Raúl Johansson dijo...

Dos cosas:
a) Siempre me ha llamado la atención comentarios como "Éste es el verano más caluroso de los últimos 75 años". Eso significaría que el verano de hace 76 años fue más caluroso aún, ¿no? Pues a lo mejor no es para tanto lo del cambio climático (comentario tonto sacado de Gomaespuma, que nadie se me enfade).
b) La gráfica la has sacado de www.venganza.org. Supongo que estarás al corriente del Pastafarismo, que predican en esa página. ¿Nos deleitarás con algún post sobre el 'Flying Spaghetti Monster'?

Saludos cordiales.

Antonio Rentero dijo...

¿No te lo había comentado?

Soy Sumo Sacerdote de la Gran Pasta Divina, con categoría de Relleno de Carne y Queso y con derecho oficiar como Supremo Catador en cuantos banquetes de comida italiana se celebren en el código postal donde me encuentre.