26.2.09

El ojo de Dios


En Chile, en La Silla, está localizado el Observatorio Europeo Austral.
.
Las condiciones extraordinarias de aquella remota localización permiten escrutar las insondables profundidades del cosmos de manera privilegiada. Y un privilegio es poder contemplar imágenes como la que han facilitado estos días de la nebulosa NGC 7293, bautizada como Helix (hélice) pero conocida familiarmente como "El ojo de Dios".
.
Ya que sale el tema (vamos, ya que lo saco yo, que para eso este es mi blog... aunque en fin, se admiten peticiones) esas siglas tan extrañas que dan nombre a los astros tienen una explicación bien sencilla. NGC corresponde a Nuevo Catálogo General, por contraposición al anterior Catálogo General, en el que se recogen los cuerpos celestes que se iban descubriendo. El NGC lo elaboró en 1880 Emil Dreyer en base a las observaciones y recopilaciones del famoso William Herschel (descubridor del planeta Urano). También os sonarán los que llevan una M delante, que pertenecen al catálogo Messier, elaborado por el francés del mismo nombre antes de 1800. En fin, como veis, un universo de letras y siglas.
.
Pues bien, desde Chile nos llega esta imagen de un objeto situado a 700 años luz de la Tierra (ahí al lado, a escala cósmica) y que si tuviera un triángulo resplandeciente alrededor (vamos, si tiene hasta lacrimal) ya sería para terminar de descojonarse de quienes pegan carteles de "Dios probablemente no existe" en los autobuses.
.
Porque esa es otra... ¿tan convencido estás de tus convicciones que dices "probablemente"?
.
No me voy a poner tomista ni cartesiano para tratar desde aquí de demostrar que Dios existe (yo sí creo en Él), como mucho me quedaría con la postura cachonda (uy, esto se va a malinterpretar) de Euler (el de los conjuntos y tal) que ante lo pesado que era el ilustrado Diderot con su ateísmo militante en una visita a San Petersburgo dio curso a la petición de Catalina la Grande de callarle la boca y soltó: "( a + b^n )/n = x por lo tanto Dios existe... ¡refútelo!". Y ahora vas y lo cascas, que dirían Cruz y Raya, ese referente intelectual por antonomasia.
.
A mí estas cosas sí me reconcilian con la idea de que existe Algo (no alguien) superior, creador de todo lo que es, motor de nuestra realidad y que supera de manera inconcebible por nuestras pobres y misérrimas neuronas salidas del fango la capacidad de asimilar lo que nos rodea. La nebulosa Helix no es una prueba irrefutable, no es un ojo que nos mira, sino algo a lo que mirar para comprobar que la magnificencia de una nebulosa, lo irrepetible de una puesta de sol o la crueldad humana con sus semejantes no dejan de ser manifestaciones de que Algo originó este infinito cúmulo de materia y energía en que vivimos, que está aquí mucho antes de lo que podemos contar y que seguirá aquí mucho después de que hayamos desaparecido en el olvido.

8 comentarios:

Ramón Monedero dijo...

Yo estoy contigo, cosas como este "ojo de dios" me reafirman en mi creencia de que dios existe y no al contrario, como afirman muchos científicos que al descubir cosas como estan dicen algo así como "ves? polvo cósmico, radiaciones solares", dios no existe!".
Por cierto que esto del ojo de dios me recuerda a aquella afirmación de esa cataplasma cinematográfica que es "Twister" cuando se afirmaba que un tornado era "el dedo de dios".
Estos americanos están locos...

Athena dijo...

Azules, como los de Paul Newman...

JoSoWhat dijo...

Porque esa es otra... ¿tan convencido estás de tus convicciones que dices "probablemente"?

tan convencidos como para saber que no puedes demostrar que algo no existe. Yo tampoco creo que exista, pero no puedo demostrártelo.

Demuestrame tú que no existe papá pitufo, anda :P

Antonio Rentero dijo...

La religión y la ciencia no tienen pq estar reñidas... ni el cine... pq mira si no es una prueba de que Dios existe (y es justo y misericordioso) que después de estrenar "Twister" no cayó un rayo divino sobre su director Jan de Bont.

Y querida Athena, cuanta razón... ahora ya sabemos a qué parte del cielo llegó Paul Newman.

JoSoWhat, Papá Pitufo, el Hombre del Saco o Peter Pan son creaciones del intelecto humano que no trascienden lo literario, son personajes de ficción y nadie pretende tomarlos por reales.

Dios puede ser también un personaje fruto del intelecto humano y su interacción con nosotros puede ser tan ilusoria como en el caso de quien se pretende protegido por las Hadas del Bosque... en efecto, puede que aparentemente la buena suerte o la fortuna coincidan en depararle beneficios a quien se encomienda a ellas lo mismo que a mi me puede proteger rezar un Padrenuestro cada vez que me subo en la moto y ser casualidad (el día que me pegue una chufa tb habré rezado ese Padrenuestro, curiosamente).

Pero la cuestión no es esa.

Por un lado es un simple tema de Fe. Si yo creo que existe Algo no necesito pruebas, es un razonamiento al que he llegado (y puedo estar equivocado, por supuesto) y en el que no pido pruebas.

Mis convicciones (no mis constataciones fácticas, ojo) me hacen afirmar con seguridad que existe un Dios que ha creado todo. No necesito un laboratorio que me lo acredite. Tampoco pido que los demás se convenzan de mi versión, pero pido que me respeten en mi acierto o mi error.

Mi sarcasmo (que no burla) hacia la campaña en concreto radica en esa palabra, ese "PROBABLEMENTE"... No soy ningún meapilas, pero me parece más coherente la postura de la Iglesia.

La Iglesia lanza mensajes como "Dios existe" o "Jesús te ama" y tal, como ves afirmaciones indubitadas, certezas que nacen del íntimo convencimiento de que son ciertas.

Insito, COHERENTE, no hablo de quien tiene o no razón, pq ya he dicho q en cuestiones de Fe no hay una balanza donde pesar los argumentos ni medir las almas.

Y en cualquier caso mi postura es antidogmática, aunque pueda parecer contradictorio. El dogma obliga "desde arriba", es un trágala irraznable e irrazonado. Yo hablo de examinarse uno mismo, examinar el entorno, dejar pasar los años, ir formando una opinión y atisbar una respuesta.

Es hermenéutico, lo sé, ya dije que no soy ningún meapilas y soy tan inconformista que muchos días no estoy de acuerdo ni conmigo mismo. Eso sí, SÉ que Dios existe pq lo creo, y ni tengo pruebas ni me interesa probarlo. No tengo la necesidad de demostrármelo ni de demostrarselo a nadie, ya dije que para eso estaban Santo Tomás y Descartes. Lo creo y a mi me basta.

Eso no supone enfrentamiento con quien no tiene mis creencias, al contrario, respeto mucho a quien ha hecho un examen de las cosas y ha pasado por un proceso similar al mio y ha llegado a una conclusión diferente. Y eso ya es algo.

JoSoWhat dijo...

No hace falta que te diga que entro al trapo, como tú, sin intención de ofender. Faltaría más.

Como sé que has entendido, papá pitufo no es más que la simplificación de la firme convicción que tenemos algunos de que el Dios al que te refieres no es más que la materialización (llámala literaria, intelectual, o como quieras) del profundo deseo y necesidad de la humanidad de que tal cosa exista. Para mí no hay diferencia entre esa creencia y la que tiene mi hija de que Peter Pan es ‘real’. Los únicos matices son la antigüedad de la tradición y la estructura en torno a la misma.

Soy consciente de que lo que llamas ‘fe’es el principal obstáculo para cualquier tipo de discusión acerca de este tema, así que no tiene sentido seguir por este camino más que la pura diversión del hecho de discutir. Hay otro famoso ser, ‘el hombre verde de mi nevera’(Carl Sagan lo llamaba el Dragón de mi garaje), en el que yo creo firmemente y que me ha dicho que Dios no existe. Y además no quiero que me convenzas de que no es así o de que no hay un hombre verde en mi nevera. ;-)

En el ‘PROBABLEMENTE’ que tu remarcas, radica, a mi entender, la coherencia del mensaje. Al menos yo no puedo basar la idea que tengo del universo en determinados razonamientos y después machacarlos con un “DIOS NO EXISTE” que sé falaz.

Pero tio, esto con una cerveza pasa mejor.

Antonio Rentero dijo...

Hombre (o mujer, sorry), con unas cervezas no es solo que esto apse mejor, es que SE PASA mejr ;-) y hasta es posible que si nos pasamos con las mismas termines viendo tú a Dios y yo al hombre verde de la nevera.

Me alegra que saques a colación a mi admiradísimo Carl Sagan. Creo que en "Contacto" establecía desde su ateísmo y su escepticismo militante la premisa en la que él justificaba su creencia en la inexistencia de Dios y yo precisamente me apoyo para afirmarme en mis creencias.

Dejando a un lado que le pervirtieron miserablemente el trasfondo en la por otra parte notabilísima adaptación al cine, en la que la científica termina creyendo casi que pq sí (al contrario que en la novela, donde queda claro que el mensaje religioso no es inherente a la experiencia del "viaje" final, empezando pq no va una sola persona sino todo un grupo), en la peli se busca la "prueba" estúpidamente en que el viaje de solo un segundo de la dra. Arroway misteriosamente tuvo como consecuencia que su cámara grabara "nieve"... varias horas de nieve.

En la novela en cambio Sagan planteaba la "prueba" de que existía un Orden Primigenio en el cosmos debido a la existencia de una larga serie de ceros y unos a partir de un punto de los millones de dígitos que componen el número PI, y resulta que esos ceros y unos terminaban componiendo un dibujo en binario de un gigantesco círculo.

Si Carl Sagan negaba la existencia de un Dios apoyándose en un orden inconcreto que existe íntimamente entramado en la existencia misma del Universo a mi precisamente ese ejemplo imaginado, bello y elegante de como el cosmos podría ser capaz de autojustificarse me parece una razón más para creer en que hay Algo por ahí.

En cualquier caso sí que estoy contigo y con todos los que defienden que el concepto divino en modo abstracto es una necesidad humana para explicar lo que nos supera, lo que no entendemos, lo que tememos... quizá incluso apra justificar la existencia, pq para muchos sería mucho más temibla un mundo sin Dios.

Desde ese punto de vista el concepto que yo tengo de Dios, evidentemente influído pq me he criado en una civilización occidental y judeocristiana, tiene unas manifestaciones concretas, pero precisamente por haberme detenido (y seguir haciéndolo, a diario) a reflexionar sobre nuestranaturaleza, no estoy cerrado a observar las conclusiones a las que sobre el mismo particular haya llegado cualquier otra persona de cualquier otra aprte del mundo, de cualquier otra tradición y otra civilización, para encontrar una respuesta a la duda suprema a la que sí que sé seguro que nadie podrá nunca encontrar respueste definitiva.

¿Como probar que Dios existe? ¿Como probar que Dios no existe?

Sé que la Fe parece el muro cabezón y autojustificativo contra el que muchos se empeñan en estrellar los ataques a las creencias, pero de momento es lo que tenemos. No damos para más. A fin de cuentas somos simplemente humanos.

ESCOLAR dijo...

Yo siempre he presumido de ateo convencido y, sin embargo, tengo tantas dudas al respecto como deberían tener, imagino, aquellos que piensan que Dios definitivamente existe por los siglos de los siglos amén. Antonio ese "probablemente" de los autobuses es un signo de cordialidad que define que todo puede ser relativo y que las creencias, la fe y la dignidad hay que defenderlas con moderación sin llegar a esas primitivas actitudes intolerantes que llevaron a insignes astrónomos y hombres de ciencia a la hoguera. Helis, la fotografía en la que muchos ven el ojo de Dios, no es otra cosa que el cúmulo de conocimientos que el ser humano ha generado a lo largo de su historia y que le han servido para poder combinar tres formas de visión distinta y componer esa maravilla que no es otra cosa que la explosión de una estrella hace once millones de años y la generación posterior de una nebulosa de polvo cósmico. Nada más y nada menos. Se te quiere.

Antonio Rentero dijo...

Escolar, muchísimas gracias por tus interesantes palabras y por tu cariño.

No te creas que no albergo yo tb mis dudas, pero si acaso no sería sobre el caracter divino del motor de la creación, sino sobre algunas de sus manfestaciones terrenales.

Como bien resaltas en una de las entradas de tu blog en referencia al libro homónimo de Sagan, no somos más que un puntito azul pálido en el firmamento y sería excesivamente egoísta y pretencioso pensar que somos "lo mehó de lo mehó" ;-)

Como le decía (volviendo a Sagan una vez más) su padre a la dra. Arroway en "Contact"... "si estuviésemos sólos en el Universo... cuánto espacio desaprovechado".

El problema, insisto, con las creencias es que la fe (además de mover montañas, jeje) no precisa de pruebas, no las necesita y además es complicado aplicarle el método científico. Algunos se "autotalibanizan", no ven más allá de sus narices, se les cierran las "mientes" y terminamos teniendo cosas como el Creacionismo... así "semos".

A mi cosas como Helix, la Nebulosa de la Cabeza de Caballo (http://www.tayabeixo.org/portadas/ic434.htm) o simplemente ver salir la Luna entre las nubes me parecen prodigios maravillosos de una Naturaleza que creo que no tiene nada de casual.. lo que tampoco impica que llegásemos a comprender o asimilar su causalidad.

El milagro no seria que Moisés abriese las aguas, sino que EN ESE PRECISO MOMENTO causas naturales (reflujo de la marea, un terremoto...) el Mar Rojo se quedase seco para permitir el paso del pueblo de Israel. Ese fenómeno podría haber pasado de manera absolutamente natural 15 días antes o mil años después, pero pasó justo cuando era "necesario" (es un ejemplo, tampoco digo que sucediese exactamente todo como se cuenta en el Antiguo Testamento, evidentemente).

Quiero decir que la Naturaleza nos rodea de milagros cotidianos, quizá nosotros les concedamos la entidad divina pq se ajustan a nuestros deseos o propósitos... ¿nos hizó Dios a su imagen y semejanza o nosotros le hemos hecho a la nuestra? ;-)

Un fuerte y cariñoso abrazo.