15.5.08

Infortimidad


Delgada y brumosa es la línea que separa a veces el derecho a la información y el derecho a la intimidad.
.
Hoy se ha sabido que se ha desestimado la demanda interpuesta por Telma Ortiz Rocasolano y su pareja contra una cincuentena larga de medios de presa que en su opinión la acosan siguiéndola contínuamente para informar de sus actividades cotidianas. Ella argumenta que en su esfera pública, por su parentesco con la Princesa Letizia, no tiene nada que objetar en cuanto a ser foco de atención de periodistas, pero es en su ámbito privado donde no está dispuesta a que su intimidad se vea vulnerada.
.
Este ejemplo sirve para exponer la colisión que habitualmente se da entre derechos contrapuestos, el del individuo a gozar de una intimidad y un respeto a la propia imágen y el del colectivo a ser informado.
.
Particularmente simpatizo con la tésis de Telma Ortiz (no con ella, me es indiferente), y ante el argumento de que en la vía pública no hay derecho a la intimidad por ser eso, un lugar público, facilmente se puede oponer la postura de que un individuo no tiene porqué ver sus actos sometidos a seguimiento, a nadie debería importarle la zona por la que una persona transita, los comercios en que compra o si se suena con kleenex o se saca los mocos con los dedos y se los come, algo que ya hemos visto alguna vez en la televisión hacer en la calle a un "famoso" mientras hablaba por el móvil, sujetándolo con la otra mano. ¿Había necesidad de conocer ese detalle?
.
No estoy de acuerdo, pues, con la postura de la juez que ha desestimado la petición de Telma Ortiz de que los medios no pudieran fotografiarla fuera de los actos públicos a los que acuda, en el sentido de que Su Señoría afirma tajantemente la condición de figura de relevancia pública de la demandante y, a mi juicio y salvo mejor opinión, olvida que las personas tienen en su vida una esfera de actuación pública y otra privada, y que esta última no está estrictamente circunscrita a la intimidad del hogar, tal cosa equivaldría a condenar a muchos a encerrarse en casa y bajar las persianas.
.
Recuerdo hace casi una década en mis clases en la Facultad de la asignatura Derecho de la Información un caso práctico que se nos presentó. Una "famosa" había sido fotografiada en una recóndita cala en top-less y demandaba a la publicación que hizo caja con el bronceado de sus senos. Todos defendían en clase que como la playa era un lugar público no había lugar a la demanda. Yo en cambio mantenía que si la "famosa" se había ido a una cala remota, recóndita, lejos de las miradas de la gente, era porque buscaba intimidad. Y efectivamente, en aquella ocasión la Justicia se decantó por conceder el status de lugar íntimo a un espacio público.
.
Muchos hablan de censura previa en el caso de Telma Ortiz, no soy de esa opinión. Sencillamente si uno no está a favor de que media España sepa que hace con su vida privada, aun cuando se encuentre en un lugar público, debería tener perfecto derecho a no tener que soportar un escrutinio no deseado sobre cada gesto, cada movimiento, cada palabra.
.
Como comenté el otro día en el blog de Yayo (AchoPijo) "yo quiero saber cómo son las hijas de Zapatero, quiero saber qué cara tienen, a qué colegio van y de qué se disfrazaron en la última función escolar igual que supe en su momento que Aznar no tenía hijos sino clones y se me informó de que en su visita a China a Felipe González le acompañaba su hijo Pablo y que este se dedicó a aprender I-Ching". Ah, que son menores de edad... vale, infórmenme de todo lo demás y cuando cumplan los 18 me enseñan su cara, soy muy paciente y mi curiosidad sabrá esperar. Ellas tampoco son responsables de tener un familiar que SÍ que es una figura pública de gran relevancia informativa.
.
En cualquier caso, y para profundizar un poco más sobre el tema, esta tarde a las 20:00 horas y en las instalaciones de Cajamurcia tendrá lugar una (seguro) interesantíma conferencia a cargo de, Joaquín Ángel de Domingo Martínez, Magistrado de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, y de Antonio Espejo, periodista, editor y fotógrafo en El País en Barcelona. El título es "Derecho a la información vs derecho a la intimidad y a la propia imagen" y creo que no podría haberse celebrado en una jornada más apropiada.
.
Espero que acudáis.
.

10 comentarios:

Maghenta Comunicación dijo...

Rentero,

La verdad, es que su vida me importa bastante poco, pero creo que lo que pedía, tal y como lo pedía, era inviable.

(Me resumo: es punible una conducta concreta, pero no la intención de un colectivo, así que pedir medidas cautelares- reservadas a supuestos de peligro inminente y predecible- o demandar a un gremio haciendo tabla rasa, era pelín absurdo)...

B x C

Antonio Rentero dijo...

Todo es opinable, pero claro, la primera persona que pidió que cuando se le hicieran fotos no se viera la cara de sus hijos tampoco lo consiguió en el primer intento.

Yo insisto en la diferencia entre la esfera privada y pública de la persona y el personaje y que existe una diferencia entre el hecho noticioso de uno y otro ámbito, y por tanto el derecho de información en uno y otro caso.

La demanda del abogado de Telma la vi que hacía más agua que un barco de papel de arroz, peor es que la sentencia sí que no hay por donde cogerla.

Y sí, puede que poner la venda antes que la herida y tratar preventivamente a todo un gremio de delictivo sea desproporcionado... como lo del canon digital, ¿verdad? por si acaso...

;-)

Maghenta Comunicación dijo...

Rentero,

Carolina de Monaco y el pollo bebedor, creo que lo lograron, con una demanda mejor planteada.


Me sigue sin gustar, incluso pasando de la vena jurídica: seguro que tiene ventajas emparentar con los Borbón de toda la vida y mejores maneras de llevar la contrapartida.

B x C

Antonio Rentero dijo...

Pues es que eso es lo que digo, que el error está en la orientación del planteamiento del letrado, que ha habido improvisación y desconocimiento de los "vericuetos". Que no basta con saber lo que la ley recoge sino lo que se le escapa, por esos poros minúsculos y para muchos imperceptibles, conociéndolos, metes un destructor imperial de la clase Aurora si te pones.

Maghenta Comunicación dijo...

Que le voy a pedir a Lola tomarnos el cafe de la sobremesa en el Zalaca...a ver si me lleva a tan mítico lugar¡¡

Antonio Rentero dijo...

Pero ¿avisarás para que te revele el gran secreto del Zalaca o preferiréis cobijaros de mi presencia turbadora?

Maghenta Comunicación dijo...

Lola sabe avisarte??

El Zalaca tiene secreto??

Esta cerca del Teatro Romea?

Antonio Rentero dijo...

Sí a todo.

Maghenta Comunicación dijo...

Rentero....


Confundo la Plaza de Europa con el Romea¡¡

Antonio Rentero dijo...

Ya tiene mérito esa confusión :-)

De todas formas el Zalaca equidista de ambas plazas, y en cualquier caso Murcia es tan pequeña que no tardarías más de 5 minutos en llegar de una a otra plaza.