7.10.07

Cento novanta e nove parole d´amore


¿Porqué esperar a la entrada redonda para celebrarla? Yo prefiero celebrar una con un número quizá no tan perfecto, pero probablemente más bonito, si tal cualidad puede predicarse de los números, fríos, insensibles, exactos.

.

Esa belleza que puede encontrarse hasta en las matemáticas, esa explicación racional que podemos hallar en conocimientos de hace siglos o en filosofías originadas en remotos desiertos, esa poesía soñada por gentes tan diferentes pero que sin embargo somos capaces de comprender sin esfuerzo, esas emociones que hunden sus raíces en nostalgias de lo que aún no ha sucedido... eso y mucho más he hallado yo en la música y la palabra de Franco Battiato.

.

Le descubrí el año que viajé a Italia por primera vez, en 1982, y desde entonces me fuí enamorando de su música, de su filosofía, de su país y de su lengua. Años más tarde llegó a mí "Unprotected", su disco grabado en directo acompañado de una orquesta sinfónica... y todo cambió. El enamoramiento inquieto, deslumbrado y casi alocado se convirtió en una pasión tranquila, en un goce sereno, en un encantamiento capaz de conjurar todos los males siempre que sonase de fondo su música interpretada por docenas e instrumentos de cuerda, viento y percusión, nunca las palabras tuvieron un soporte tan perfecto donde fijar su mensaje al alma.

.

Battiato sonaba de fondo en dos momentos maravillosos de mi vida, a pesar de lo sencillos y mundanos que resultaron. Una de esas veces era en directo, en la Fortaleza del Sol de Lorca. La suave brisa nocturna del verano acompañaba la melodía trayendo leves acordes de las plantas aromáticas de los parterres cercanos, lavanda, romero, tomillo... a mi lado, en el concierto, se sentaba Paula, a quien ocasionalmente susurraba al oído la traducción al español de las canciones en italiano, que ella escuchaba mientras asentía en silencio con los ojos enganchados a la noche.

.

La otra ocasión sonaba donde siempre, en los altavoces, en este caso del coche que nos llevaba a Chiara y a mí hacia Valencia, con el sol recién levantado sobre el Mediterráneo y las palmeras, el paisaje agreste y el castillo de la Orden Militar de Montesa pasando ráudos a nuestro lado. Aquí no hacía falta traducir las canciones, pero a cambio sí que me tocaba enriquecer su entonces precario español describiendo cuanto nos rodeaba mientras ella tomaba notas en su cuaderno y se asombraba de que un grupo de animales, en función de su clasificación taxonómica, pudiera ser un rebaño, una bandada, un cardúmen, una piara, una manada, una récua...

.

Ambos momentos fueron felices y deliciosos, imborrables en mi memoria, por vivirlos junto a alguien que me importaba muchísimo, con quien tantas cosas hermosas viví y compartí y a quien a través de los labios de Battiato yo podía transmitir los sentimientos de su canción:

.

"E ti vengo a cercare, anche solo per vederti o parlare, perchè ho bisogno della tua presenza. Per capire meglio la mia essenza. Questo sentimento popolare nasce da meccaniche divine. Un rapimento mistico e sensuale mi imprigiona a te. Dovrei cambiare l'oggetto dei miei desideri, non accontentarmi di piccole gioie quotidiane. Fare come un eremita che rinuncia a sè. E ti vengo a cercare con la scusa di doverti parlare perchè mi piace cià che pensi e che dici perchè in te vedo le mie radici."

.

"Y te vengo a buscar, aunque sólo para verte o hablar porque requiero tu presencia para entender mejor mi esencia. Este sentimiento popular nace de mecánicas divinas como un arranque místico y sensual me encadena a ti Debería cambiar el objeto de mis deseos sin conformarme con las alegrías cotidianas, hacer como un ermitaño que renuncia a sí. Y te vengo a buscar, con la excusa de tener que hablar porque me gusta lo que piensas y dices porque en ti veo mis raíces".

.

Hoy publica La Verdad de Murcia una entrevista con el amigo Franco en la que, entre otras cosas interesantes, mantiene que quienes no aman no deben oir su música. Cuanta razón. Sólo quien alberga en su corazón amor por otra persona, por el conocimiento, por la verdad, por el mundo, sabrá deleitarse con tanta belleza.

8 comentarios:

fulgen dijo...

no te lo vas a creer, pero mi primera cassette original, incluso antes de tener tocata (que ya son años), fue uno de battiato...

Antonio Rentero dijo...

Si es que Italia nos llama...

Flaviana dijo...

"E TI VENGO A CERCARE" è una della mie canzoni preferite...ho ascoltato dal vivo Battiato giusto l'anno scorso,un concerto breve tenuto in chiusura di una manifestazione torinese interamente dedicata alla musica sperimentale.Mi è piciuto così tanto che mi sono commossa....ho ricordi della mia vita molto importanti legati alla musica di Battiato:mi sono sempre successe cose molto coinvolgenti...

Antonio Rentero dijo...

Ciao, cara, Fla, ho scritto un mail subito poco prima!

Mi ralliegre chè ti piace Battiato tanto. È la colonna sonora ideale per una vita piena di senso e sensazioni, vivere e più facile con la sua musica suonando, e rimandando una canzione, vivere non è dificile pottendo poi rinascere, cambiare molte cose... un pò de leggereza e di stupidità...

Anónimo dijo...

Pues a mi tanta poesía, cruce de culturas y mestizaje étnico, mezcla de influencias y alianza de civilizaciones me raspa.

un saludete

Antonio Rentero dijo...

Es que te descuidas y terminas "enrojeciéndote", ¿verdad? ;-)

Anónimo dijo...

¿enrojeciéndome? ¿Io? jaaa!!!!

Antonio Rentero dijo...

No, eso digo, que empieza uno a ir a conciertos de Melendi o de Carlinhos Brown, luego se aficiona al té moruno, se compra libros del Dalai Lama, te dejas rastas y vistes pantalones de rayas y camisetas con dibujos de hojas de cannabis, ves pelis de Fernando León de Aranoa, te comprat el diario "Público"... y lo normal, que acabas votando opciones de progreso y paseando por la calle con un perrucho de cordel.

;-)