20.8.09

Fantásticas retroseries de ayer, hoy... y mañana


Ah, las series de la tele...
.
Las de ayer que ocupan lugares mágicos en nuestra memoria nostálgica y las de hoy que nos sorprenden y maravillan.
.
Merced a un comentario en el Facebook del gran Javier Sierra en el que recupera para el recuerdo la mítica serie "Investigación OVNI", cual madalena proustiana, comienza un desfile de series de nuestra infancia que, curiosamente, parecen haber encontrado en la actualidad quien continúe su estela.
.
Así, a la investigación del Proyecto Libro Azul de las Fuerzas Aéreas estadounidenses que se centraba en los avistamientos de ovnis bien puede continuar los expedientes-X de la serie homónima. Si en el caso de la serie setentera teníamos a dos oficiales del Ejército yendo de pueblo en pueblo para encontrar explicaciones científicas y racionales a las apariciones de luces de colores en el cielo, un par de décadas más tarde, y con evidente deuda estilística y atmosférica de "El silencio de los corderos", eran los agentes Mulder y Scully del FBI quienes indagaban sobre estos y otros fenómenos en "The X-Files".
.
Ese hueco parece haberlo recuperado "Fringe" (emitida en España con el subtítulo "Al límite", y aprovecho para añadir el enlace a la versión completa del tema de la serie y recomendaros que lo disfrutéis), serie obra de J.J. Abrams, artífice de otro puntal de las series televisivas actuales, "Perdidos". En "Fringe" seguimos las investigaciones de la agente del FBI Olivia Dunham, acompañada de una especie de científico loco (William Bishop) y su hijo (Peter Bishop). Lo de científico loco es literal, en el primer episodio lo sacan de una institución mental donde lleva casi 20 años recluído porque a pesar de su trastorno mental conserva la suficiente (y ocasional) lucidez como para ayudar a resolver los misterios a los que se enfrenta la agente del FBI y su eficiente ayudante Astrid.
.
En esta ocasión alejados de la temática sobrenatural o alienígena y más vinculados al uso de tecnologías extremadamente avanzadas (de ahi lo de "Fringe"/"Al límite", con origen en la palabra "frangere", romper, quebrar). Al igual que en "Expediente X" teníamos de fondo la subtrama de la conspiración entre militares y alienígenas en "Fringe" parece haber una cierta relación entre los extraños sucesos que se investiga ("el patrón"), un misterioso manifiesto supuestamente terrorista denominado ZFT (siglas en alemán de "destrucción por el avance de la ciencia") y la omnipresente corporación multinacional Massive Dynamic.
.
Solo diré que la serie es una digna heredera de su innegable inspiración mulderysculliniana, que quizá lo mejor está aún por llegar en las futuras entregas, que no resulta tan complicada de seguir como "Perdidos" y que el final de la primera temporada es uno de los "cliffhangers" más sorprendentes y espectaculares que se han visto en mucho tiempo. Un final que podéis ver aquí, pero aviso, es ABSOLUTA Y TOTALMENTE SPOILER, si pensáis seguir la serie ni se os ocurra mirarlo. En cualquier caso (y esto también es ALTAMENTE SPOILER) claramente inspirado en el teaser trailer de la primera peli de la saga "Spider-Man" que finalmente no se exhibió en el cine por motivos evidentes.
.
Aclaro qué es un "cliffhanger". En los seriales de los años cuarenta en los que cada episodio terminaba dejándonos con el alma en vilo ante la comprometida situación en la que se quedaba el protagonista hasta la semana que viene, uno de los más frecuentes era que el carro desbocado del héroe del western se dirigía hacia el borde de un precipicio, o el aguerrido salvador de damiselas en apuros se quedaba colgando de un puente que se desmoronaba, o el coche sin frenos del detective se salía en una curva y veíamos como iniciaba un salto, aparentemente al vacio. Todo la semana y hasta la siguiente entrega del sereial, el prota quedaba, literalmente, clogando de la cima... en inglés "cliffhanger", término que décadas después termina usándose (y cada vez más) para etiquetar estos finales de episodio o de temporada, tan habituales últimamente, siendo probablemente uno de los más sonados en la pequeña historia de la pequeña pantalla el episodio que terminaba con JR recibiendo disparos.
.
Sin alejarnos demasiado de J.J. Abrams, productor como he dicho de "Fringe", su serie más célebre, "Perdidos", se ha convertido en el paradigma de este tipo de desenlaces suspendidos, no ya solo en los finales de temporada sino de un episodio para otro. Lo de perder a unos cuantos personajes dispares en una isla de características cuasi desquiciantes tampoco es nada nuevo en televisión, y enlazando de nuevo pasado y presente viene a mi memoria "Viaje fantástico", serie también setentera en la que unos cuantos personajes que provenían de épocas temporales distintas recorrían una isla misteriosa y sorprendente. Está claro que J.J. Abrams y yo veíamos las mismas series y nos marcaron con la misma intensidad.
.
Porque es evidente que la atracción que hoy día puedo tener por estas series proviene de la fascinación que hace casi 30 años despertaron en mi aquellas otras, hasta el punto de que junto con mis hermanas y primas y los vecinos del Cortijo, en mi infancia campestre moratallera, uno de nuestros juegos favoritos (además de "los adoradores de la diosa Kali", de lo que ya hablaré otro día) era precisamente jugar a las series de televisión, en concreto a "Viaje fantástico" y otras como "Espacio 1999" o "La fuga de Logan".
.
Aún hoy día, cuando en alguna peli antigua vemos al actor Rody McDowell, en casa le llamamos "Güarchigüarchian", que era como en nuestra corta edad de entonces entendíamos que se llamaba su personaje Willawy.
.
En un momento en que la televisión como medio está en un punto de inflexión determinante ante el avance del uso de Internet, lo que influye también en la estructura y planteamiento de las series televisivas, por no hablar de la experiencia de visionado por parte de un espectador que cada vez en mayor número no espera a que la estrenen en la tele de turno de su país sino que se la baja de Internet para seguirla prácticamente al mismo ritmo que se emite en USA... ahora, recuperar la memoria de algunas de las series de hace 30 años, ver hoy sus trasuntos, cómo han cambiado los tempos narrativos, las tramas argumentales, la profundidad de los personajes y la complejidad de los temas... y tratar de imaginar como será todo esto en el futuro... eso sí que da vértigo, eso sí que es un "cliffhanger".
.
Permaneceremos atentos a nuestras pantallas, en cualquier caso.