29.1.08

LE50



Hoy cumple LEGO 50 años, de ahí el juego de palabras y números del título de la entrada.
.
50 años lanzando piececitas que unir para formar... cualquier cosa, la lista es infinita y tal vez sólo la limite la imaginación. Tenemos recreaciones de imágenes que forman parte del imaginario colectivo, joyas en forma de anillo para ella o de gemelo para él, iconos de la modernidad como el iPhone, reinterpretaciones de clásicos de la pintura, reconstrucciones del mundo imposible del genial M.C. Escher, homenajes a las terroríficas criaturas cinmetográficas salidas de la calenturienta mente de H.R. Giger o de la fantástica de George Lucas, hasta llegar a formar parte de los complementos reales, como las mochilas o de la publicidad que nos invita a no jugar con nuestra salud o conseguir que con sus piezas se dé forma a personajes ilustres de la ciencia. Supongo que el auténtico logro, el gran icono del triunfo contemporáneo es conseguir que Google te dedique en el día de tu cumpleaños su logotipo.
.
Debo reconocer que yo soy más bien de Tente y de Exín Castillos, pero en cualquier caso no deja de tener su mérito el lugar que en la vida moderna ha ocupado esta industria que nació callada y humilde en la fría Jutlandia cuando al carpintero Ole Kirk Kristiasen a finales de los años 20 se le ocurrió la idea de los bloques apilables coloreados inspirado en los modelos en miniatura de muebles. Por eso al principio los bloques eran de madera, pasándose al plástico posteriormente.
.
Creó la empresa en 1932, bautizándola como LEGO porque era una contracción del danés "leg godt" (juega bien), desconocedor de que en latín esa palabra significaba "armo" o "junto", y entre 1949 y 1958 los bloques evolucionaron hasta su forma actual que permite un encaje universal entre los distintos tipos de piezas.
.
Hoy día son innumerables las posibilidades que ya desde fábrica ofrece LEGO, que adapta enseguida sus piezas al último éxito cinematográfico, al nuevo automóvil, avión o barco, además de continuar con las líneas clásicas de ciudad, campo, hospital, granja...
.
Los videojuegos supusieron un serio varapalo para la compañía en los últimos años, pero rápidamente supieron adaptarse y hacer de la necesidad virtud. Ya que había una interminable línea de LEGO STAR WARS... pues se hicieron juegos de ordenador (y consolas, claro) en las que los personajes de la saga de George Lucas tenían forma de figuritas de LEGO y todo (escenarios, naves...) estaba basado en las piezas de plástico multicolor.
.
Renovarse o morir... y a LEGO parece que le queda para rato. Feliz cumpleaños.

3 comentarios:

Tigretón dijo...

Qué grande es LEGO.
No olvides que hay cuatro parques "LEGOLAND" en el mundo mundial, en parte construidos con los ladrillos de plástico: el primero que se abrió (el más famoso) está en Dinamarca, en Billund; el segundo en el Reino Unido, en Windsor; hay otro en California, y otro en Alemania (ignoraba la existencia de los tres últimos)

Cuántas horas de mi vida infantil habré dedicado a jugar con sus piezas.

A los tres años aproximadamente tuve mi primer LEGO: un precioso tren que todavía conservo (guardado a buen recaudo), con su locomotora negra (con su motorcico dentro), y detrás en el vagón destinado teóricamente al carbón (grande y rectangular, de color rojo con las siglas de la marca en sus paredes, dentro del cual se depositaban las pilas que hacían funcionar el invento), y por último con dos bonitos vagones de pasajeros, amarillos y rojos, con sus vallitas (estilo decimónico). Era uno de mis juguetes preferidos, y espero conservalo muchos años.

Más tarde, me aficioné y mucho al "Tente", y construí todo tipo de casas, monstruos y demás, aparte de una colección de barcos de guerra y de transporte, los vehículos espaciales... Muy buenos momentos también pasé con los "Tentes" (tengo muchos más que LEGO). Me enteré que el pasado año "Tente" desapareció de forma definitiva, qué pena.

Sigamos con LEGO, me regalaron una estación de autobuses con sus característicos hombrecillos de color amarillo (antecedente de la familia Simpson), su autobús, sus guardias, su coche. Todo muy cuidado y bonito como hace esta compañía.

Y más tarde un enorme surtido LEGO para realizar coches, aviones y construcciones de todo tipo, que en su mayoría no seguí, prefería dejar volar mi imaginación y construir naves, robots, policías-robots, animales fantásticos...

Y sin ir más lejos el Rey Baltasar (con mi colaboración) le ha dejado a mi sobrina mayor una preciosa granja de LEGO Duplo (la versión para niños pequeños de la marca).

He visto en una conocida tienda de hobbys de la ciudad, algo de la colección de LEGO Star Wars, incluída una Estrella de la Muerte y un destructor o fragata imperial, perfectamente detallados, con sus tropas y armamento. ¡Quién fuera niño! (aunque el coleccionismo no tiene edad)

prandez dijo...

sin palabras, que GRAN título para la entrada... pero me quedo asombrado ante la erudición de lso Antonios (SS y Tigretón) con el Lego.

Yo jugué much con él pero no le he seguido la pista ni conocía tantos detalles del producto.

Antonio Rentero dijo...

Si es que el tiempo libre es lo que tiene ;-)