18.4.09

La cara del fuego


La mandibula resulta angulosa, un gesto de fiereza resalta en su rostro algo inclinado. Su boca de labios apretados expresa una muda protesta mientras sus pupilas incandescentes, en medio de la negra cuenca de sus ojos, dirigen un profundo reproche al observador. Su melena refulge. La vision dura menos de un instante y escapa a la pupila, pero la fotografia detiene para siempre el rostro igneo.
Posted by Picasa