7.8.08

Wall-E


Maravilloso.
.
Es la palabra más corta que se me ocurre para describir el estado en que se encuentra el espectador de la última película de la factoría Pixar. Lo han vuelto a conseguir. Siempre parece que como la anterior no harán otra, pero se están convirtiendo en especialistas en elevar el listón, el que ellos mismos se marcan, una y otra vez, una y otra vez.
.
Creo sinceramente que Pixar se está convirtiendo en la fábrica de los sueños que hace poco menos de un siglo era Disney (la primera aparición del icónico Mickey Mouse en "Steamboat Willy" es de 1928). Si Walt Disney conseguía emocionar, divertir y conmover con sus dibujos animados y generaciones crecieron (crecimos) maravillados por sus inmortales personajes Mickey, Donald, Goofy, Pluto... y por sus fantásticos largometrajes ("Blancanieves", "Pinocho", "Peter Pan", "Fantasia"...) es justo reconocer que Pixar se está convirtiendo, décadas después, en el nuevo hacedor de sueños cinematográficos, el siguiente paso en la escala evolutiva de la narración fílmica de animación.
.
Y toda fábrica necesita su logo, su imagen de marca. En Disney es la reconocible silueta del ratón Mickey, capaz de tener incluso contenido político, y aunque la imagen de marca de Pixar es Luxo, de clara inspiración Mac (no en vano Steve Jobs fue el "devs ex machina" detrás del nacimiento de Pixar tras sus orígenes dentro de Lucasfilms), el flexo juguetón que aparece siempre en la cortinilla de presentación de todas las películas, y protagonista de su propio corto... ¿por que no va a poder ser Wall-E el sucesor de Mickey como el icono universal del entretenimiento y la fantasía?
.
Y es que "Wall-E" alcanza cimas inimaginables hace solo unos años. Todo empezó con "Toy Story", unos juguetes animados por ordenador consiguieron divertirnos y también, hay que reconocerlo, conmovernos. Siguieron las hormigas de "Bichos", los monstruos de la película del mismo título, los peces de "Buscando a Nemo", y por fin llega "Los Increíbles", donde los protagoninstas por fin son seres humanos y que personalmente considero LA MEJOR película de 2004, por encima de las películas "de imágen real", porque creo que la forma de contar una historia es indiferente, lo importante es el resultado.
.
Ese hito parecía insuperable, pero posteriormente los coches de "Cars" y en "Ratatouille" tanto los seres humanos como los ratones lograban rizar el rizo y volver a dejarnos boquiabiertos con la lucidez de los planteamientos argumentales, la ternura de las relaciones entre los personajes, la profundidad en las personalidades de los mismos... hay secuencias, como la del final de "Ratatouille", cuando "el malo" de la peli, el despiadado crítico gastronómico, prueba el plato que da título al film, que consigue de manera increíblemente impactante, trasladarnos a las sensaciones que vive en pantalla el personaje, logrando hacernos partícipes de la misma y, prodigiosamente, casi hacernos revivir un recuerdo que en nuestra experiencia vital personal evidentemente no existe pero que la fidelidad con la que las imágenes lo recrean casi nos hace sentir que nosotros también experimentamos lo que le sucedió al personaje y que en el presente vuelve a nuestra consciencia.
.
En cine de imágen real escasos son los momentos en que una emoción semejante ha logrado traspasar la pantalla y acomodarse en mi interior. Un ejemplo es en "Amelie", el momento en que el pasado retorna a uno de los personajes de manera tierna y deliciosamente impactante cuando abre la caja que había encontrado Amelia, cofre del tesoro perdido de los recuerdos de infancia.
.
Y ahora llega "Wall-E".
.
Al principio todos podemos ver la película como lo que se nos vende en los trailers, anuncios, carteles... las andanzas divertidas de un simpático robot, mezcla de E.T., R2-D2 y EVIDENTEMENTE Número 5, el robot que "quería vivir" de "Cortocircuito". Tras la fase de planteamiento de la situación, en la que sin mayores problemas nos encariñamos con Wall-E, porque es eficiente, obstinado, curioso, atento con su minúsculo compañero (una cucaracha... luego hablo de esto)... y resulta que ve pelis en un iPod conectado a un VHS y magnifica la imagen con una lente Fresnel y se dedica a recolectar objetos singulares (para él) que encuentra en su interminable proceso de selección de residuos... entonces llega Eva a su vida... y todo cambia.
.
Y es que Wall-E tiene sentimientos y tanta soledad (800 años) limpiando han dado de sí para que se desarrolle en él la necesidad de tener compañía, alguien a quien coger de la mano. Y claro, con una Eva tan guapa y con un diseño tan Apple, ¿quien es el robot que se va a resistir?
.
No quiero desvelar demasiado de la película porque aquí es cuando empieza lo bueno, a partir de que se conocen, y precisamente es la parte seria de "Wall-E", lo que nadie parece preguntarse hasta que el transcurso del film nos lo lanza a la cara... ¿porque está Wall-E sólo en la Tierra? ¿donde han ido todos? ¿que ha sido de la humanidad? Y creedme que la película encierra una preocupante y terrible visión de un hipotético futuro de nuestro medioambiente y de nuestra sociedad.
.
En el devenir de los acontecimientos Eva, inicialmente fría y desapasionada... vamos, lo que viene siendo un robot, experimentará una interesante evolución. Conoceremos también a otros robots, personajes curiosos como el maniático de la limpieza Mo o el Control Automático de la nave Axioma, digno heredero del HAL 9000 de "2001, una odisea del espacio", y si tenemos el oído atento reconoceremos insinuaciones melódicas en homenajes sutiles al "Bolero" de Ravel o momentos de la BSO de "En busca del Arca Perdida", no me refiero al conocidísimo tema de Indiana Jones sino a momentos en que la música se torna ominosa e intrigante (la entrada al templo en Suramérica al inicio, cuando se abre el Arca...). Es innegable que los guiños son multireferenciales y profusos.
.
Para terminar con los personajes secundarios, y como digo sin desvelar nada más sobre la interesante trama, el compañero inicial de Wall-E es una cucaracha que termina por caer tan simpática que anoche, al llegar a casa tras ver el estreno, me crucé con un ejemplar de esta especie y, sinceramente, no sentí la repulsión habitual... casi estaba esperando escucharla hacer los crujidos y ruidecitos con que se comunica el personaje en la película.
.
Porque esa es otra, y quizá la más importante... el sonido en "Wall-E" es absolutamente determinante. El ingeniero de sonido Ben Burtt, habitual colaborador de George Lucas en la saga de "Star Wars" y responsable de ese universo ya tan familiar de silbidos de R2-D2, estelas de Tie-Fighters y X-Wings, respiraciones asmáticas de Darth Vader y sobre todo el inconfundible sonido de los sables láser atravesando el aire con sus zumbidos irregulares... todo eso es fruto del ingenio y el talento de este señor, que lleva décadas dotanto de profundidad sonora películas que sin su contribución no estarían fijadas en nuestro recuerdo como lo están a base de investigar, recoger y recrear toda clase de "ruídos"... Y en "Wall-E" ha echado la casa por la ventana.
.
Hasta el ecuador de la película nos encontramos básicamente ante cine mudo. Son únicamente los sonidos que emiten los aparatos, los golpes, roces, crujidos... el lenguaje que escuchamos, y ni se hace extraño, ni pesado, ni nos llama la atención lo desacostumbrados que nos tiene el cine hablado a pasar minutos sin palabras... pasan los minutos y no echas de menos líneas de diálogo, porque la historia se está contando ante tí con un lenguaje gestual, mímico y de efectos de sonido que prescinde sin ambages de la palabra... ni falta que le hace.
.
Creo que "Wall-E" puede ser una firme candidata al Oscar a la Mejor Película, como forma de reconocer las virtudes que atesora en cuanto a la riqueza de sus personajes, lo ajustado de su trama, lo importante de su (sus) mensaje/s y sería toda una injusticia que Ben Burtt no se llevase a su casa un Oscar que reconozca su meritoria labor en cuanto a efectos de sonido.
.
No puedo dejar de recomendar vivamente que se vaya en masa a ver esta película, y hago una última recomendación: hay que acudir puntualmente, porque como viene siendo habitual al comienzo de los largometrajes de Pixar se proyecta un corto, y como siempre resulta estéticamente delicioso (recuperando un ritmo propio de los cortos animados de los años 50 estilo Warner, de hecho hay momentos y decorados que casi más parece animación tradicional 2D que animación digital 3D) y francamente divertido. "Presto" es el título, la "mágica" lucha del simpático conejo de un estirado prestidigitador por conseguir su zanahoria, y una razón más para comprar una entrada y disfrutar con "Wall-E".

13 comentarios:

Athena dijo...

No he leído la entrada entera porque aún no he visto la peli y quiero hacerlo. Pero debo discrepar con usted en "Los increíbles": me pareció demasiado larga y sin ritmo. Me gustan muchísimo más "Bichos" y "Buscando a Nemo" ("Ratatouille" estoy pendiente de verla y "Cars" no me llama la atención para nada). Confío en que "Walle-E" esté tan bien como se dice... por lo menos me apetece verla y eso ya es algo.

Antonio Rentero dijo...

Pues mira que recientemente volví a ver "Los Increíbles" por 4ª ó 5ª vez y se me hizo incluso más corta de lo que la recordaba!!!

Y dale una oportunidad a "Cars", que yo fuí tb a verla un poco pensando "veeeeenga, que es de Piiiiixar" y salí encantadísimo.

Ramón Monedero dijo...

Athena, Athena, que me parece a mi que Mahn te pierde. Desde luego, "Los increibles" es..., otra cosa.... Más larga, un ritmo diferente (eso de sin rítmo, sinceramente, no se de donde lo has sacado, porque a mi me parece frenética, incluso te diría que a veces, demasiado...)y algo más adulta (fijate en como hablan de los superhéroes, "todo el mundo es especial" a lo qeu responde Dash, "eso es como decir que todo el mundo es normal...").
"Ratatouille"......, esta cometiendo herejía al no haberla visto aún. A ver si me acuerdo y te la llevo al maratón. Y "Cars"..., bueno, a mi también me dejó un poco igual, pero tiene su gracia.
"Bichos" y "Buscano a Nemo"..., desde luego están muy bien, pero creo que forman parte de esa línea m´ñas edulcorada, más Disney qiue tiene Pixar, frente a cosas como "Los increibles" que se alejaba un poco de esos parámetros e incluso, un poco (aunque menos), "Ratatouille". Pero bueno, dejo el resto de los coemtario para la entrada de mi blog para el día que hable de Wall-e

nostromo dijo...

Este fin de semana quiero hacer un hueco para ir a verla.

Vigila un poco al aspecto del foro que veo que lo has cambiado y los textos se juntan creando confusión.

Si quitaras el banner de abajo ya sería redondo ya que resulta intrusivo e incomdo.

Antonio Rentero dijo...

Uffffffff... ya te contaré la movida que he tenido con el diseño del blog, que lo tuve ayer toda la tarde inoperativo... bastante que se ve ahora medio bien!!!

Lo de los textos imagino que te refieres a que se queda muy junto el cuerpo central y la barra lateral... lo tengo presente, pero ahora mismo salg a escape para Moratalla, el lunes lo arreglaré.

Lo que no entiendo es lo del banner de abajo... ¿qué banner? no hay ningún banner...

Si te refieres a la publicidad contextual que aparece justo debajo del título del blog lamento las molestias pero de momento se va a quedar ahí, pq parte de la culpa del follón que tuve con el blog fue cambiarlo de sitio, donde está ahora parece que no da problemas... tampoco lo veo ni tan intrusivo ni tan incómodo, por otra parte... si te refieres a otra cosa explícate mejor... ¿te refieres al botón de "Adoos"?

Anónimo dijo...

Parece que Antoñico sabe de peliculicas. Pues nenico.... te recomiento que veas Mamma mia con tu nenica. Se te moverán los piececicos,además de las manos!!!

Antonio Rentero dijo...

Querido Anónimo, te agradezco la recomendación, pero va a ser que no.

ABBA no me entusiasma tanto como para ir a ver una peli de la que además no paro de oir que lo único que merece la pena (además de la música) es la interpretación de Meryl Streep, que me entusiasma menos aún que la música de los suecos.

Con mi nenica he visto "Across the universe", que aunque a veces está un poco forzada tiene el grandísimo mérito de ser capaz de llevar a buen término un musical tremendamente imaginativo, vibrante y sorprendente usando SOLO canciones de The Beatles!!!!

Te lo recomiendo muy vivamente y perdona que no acuda a ver "Mamma mia"... te aseguro que ABBA solo hace que se me muevan los pies y las manos cuando Madonna los usa como sampler al cantar lo de "el tiempo pasa... despacico..." :-)

Anónimo dijo...

Entonces no te gustará "Memorias de Africa" ni los puentes. Un gran pena y una gran perdida. Pero bueno... nadie puede ser perfecto.... Se comprende!!!!

Antonio Rentero dijo...

Ya, es que la perfección es tremendamente aburrida... prefiero atesorar y mimar mis inacabables defectos y así puedo aprender a amar los defectos de los demás. Amar a alguien perfecto no tiene mérito alguno.

Afueraparte, "Memorias de África" me gusta A PESAR de Meryl Strep, y "Los puentes de Madison" me encanta A PESAR de ella... creo que la única peli en la que la aguanto es en "La muerte os sienta tan bien" y pq le pegan con una pala en la cara y le vuelven la cabeza del revés ;-)

Ojo, todo ello no obsta para reconocer que es una grandísima actriz, pero me pasa con ella como con Sally Field, que a pesar de su innegable talento no puedo verla y la mayoría de sus películas me aburren soberanamente.

Creo que es más bien un problema de género, el tipo de drama melancólico en el que han solido actuar me invita a huir de la sala cinematográfica y a cambiar de canal si me las encuentro en la tele. La culpa no la tienen ellas sino sus agentes, que les escogen pasteles de los que me hacen dormir.

Por eso me gustó la Streep en "La muerte os sienta tan bien", pq como es una magnífica actriz en una comedia disparatada como esa lo bordaba.

Ahora, la metes en un drama lacrimógeno o en una ñoñería sensiblera y vamos, ahí no entro como las protas no sean Charlize Theron y Kata Beckinsale jajajaja

Simón dijo...

Yo pasaba por aquí.
Me resulta inconcebible que a alguien al que le gusten The Beatles no pueda, como mínimo, soportar a ABBA. Pero para gustos, los colores. Afortunadamente no todos somos iguales.
Has visto 'Yo soy Sam'? No es un musical, pero su banda sonora aborda en exclusiva temas del grupo de Liverpool interpretados por gente más o menos conocida.
En este caso además no contamos con la Streep, pero sí con el polifacético Penn en un brillante papel.
Por si se erigiesen votaciones al respecto de 'Los Increibles'... el mio como una película pasable, sólo para pasar el rato. Aún estando de acuerdo en lo demás respecto a Pixar. E incluso, un poquitín, con lo de Meryl.
Hasta otra vuelta.

Antonio Rentero dijo...

Simon, he dicho que no me entusiasman, no que no les soporte ;-)

No he visto "Yo soy Sam" y no sabia esa particularidad de la BSO, pero hare hueco algun dia para verla, Sean Penn es un actor que me gusta mucho.

Y si estoy encantado de que pasaras por aqui, mas feliz me hara que continues pasando en el futuro y encantado de coincidir contigo ;-)

Antonio Rentero dijo...

Simon, he dicho que no me entusiasman, no que no les soporte ;-)

No he visto "Yo soy Sam" y no sabia esa particularidad de la BSO, pero hare hueco algun dia para verla, Sean Penn es un actor que me gusta mucho.

Y si estoy encantado de que pasaras por aqui, mas feliz me hara que continues pasando en el futuro y encantado de coincidir contigo ;-)

Anónimo dijo...

Sé que llego un poco tarde, pero no puedo dejar de contestar a tan buen artículo sobre Wall-E. Obviamente ya la he visto, y te doy la razón en todo lo que has dicho, sobre la película y sobre Pixar. Que si en la forma es perfecta, en su contenido es... sublime.
Me gustaría recalcar unas escenas, que más que a reír llevan a reflexionar: La forma en que las personas, a medida que Wall-E va tropezando con ellas, "despiertan" al mundo, a los demás, a la inocencia... Sublime.
Creo que no me he emocionado tanto desde que veía las películas de Frank Capra (Caballero sin Espada, Qué bello es vivir...). Gracias por tu artículo