3.2.11

¿El mejor anuncio de la Historia?



Llevo mucho tiempo sin hacer entradas en el blog, no tengo excusa.
.
Mucho trabajo, muchas otras actividades, esencialmente falta en ocasiones de 5 minutos para hacer una entrada decente, y han pasado de cosas...
.
Pero no puedo dejar pasar el día de hoy sin hacer una entrada que de alguna manera incorpore a este archivo de mis vivencias, curiosidades, reflexiones y cosas que me interesan un anuncio que he visto hoy ya como una docena de veces.
.
Y sigo sin cansarme de verlo.
.
Sinceramente creo que es probablemente el mejor anuncio que he visto nunca, y he visto muchísimos, no ya por que todos somos literalmente asaltados por ellos a diario, sino porque además la publicidad me gusta desde hace muchos años y soy de los que se grababan cintas y cintas de vídeo con los especiales que hacían en Canal+ de los festivales de cine publicitario. Horas y horas de anuncios y anuncios y anuncios.
.
Este de hoy se ha emitido en el marco de la Super Bowl, la final de la liga estadounidense de fútbol americano, donde las grandes empresas echan el resto y amortizan los millones de dólares que cuestan los escasos minutos de las pausas publicitarias porque la audiencia es también "muchimillonaria", docenas de millones de estadounidenses viendo tu anuncio, muchos millones más de espectadores en el resto del mundo. Se suelen rodar anuncios específicamente para esa ocasión y la mayoría de las veces con espectaculares resultados.
.
Pero este de hoy me ha llamado poderosísimamente la atención.
.
Para empezar juega magistralmente con los elementos más reconocibles de "Star Wars", la Saga Galáctica que tanto ha revolucionado en el mundo del cine, la industria del ocio y el negocio multimedia. Y que nos gusta mucho a muchos.
.
Pero además introduce un elemento de una simpatía y una ternura absolutamente arrebatadora: el niño que quiere dominar el mundo como su ídolo malévolo, Darth Vader, Señor Oscuro del Sith.
.
No he podido evitar acordarme del que probablemente sea el mejor comic que he leido, "Calvin & Hobbes", de Bill Waterson.
.
Un niño de 6 años de ilimitada imaginación y su tigre, de peluche cuando hay adultos, real cuando están a solas. Si no lo conoces lo mejor que puedes hacer esta década es salir corriendo a comprar la colección completa.
.
La ternura, el gamberrismo y la desbordante fantasía de Calvin atrapan al lector y dejan en él una huella que no se borra nunca. Y en este anuncio he visto a Calvin vestido de Darth Vader.
.
No me canso de ver como han logrado transmitir tanto con apenas un par de gestos, porque técnica e interpretetivamente es un reto conseguir que un par de manecicas de niño puedan ofrecer tanta información. Es un crío metido en un traje arquetípico y ¡con un casco enorme!
.
Pero bastan un par de gestos sutiles, naturales, intrínsecos a la naturaleza infantil aunque adultamente persistentes, para que sintamos el ímpetu de este alevín de Sith al que se le resiste el dominio de la Fuerza hasta que...
.
Mi gran amigo, en realidad mi primo nobiliario el Marqués de la Font, Germán (además Caballero Satanásico Darth Nostromo, aka La Margarina del Satanasismo) es un aventajado aprendiz de mis humildes conocimientos del comic. Yo le descubrí Bone, Liberty Meadows y Calvin & Hobbes.
.
Cuando terminó la colección completa de Calvin me preguntó si había algo que pudiese superar el torrente de sensaciones, sentimientos y reflexiones a los que te conduce ese delicioso comic protagonizado por un niño que en sus ratos de ocio se transforma en un tiranosaurio, en el valeroso capitán Spiff, es atacado por su propio tigre, se pelea con su vecina Susie Derkins a base de bolas de nieve, construye una máquina del tiempo con una caja de cartón con el que consigue obtener autoduplicados de sí mismo para que le hagan los deberes y que le dejan colgado enredando la habitación aún más que él solo, para desesperación de su madre que encima tiene que soportar que el padre se pregunte seriamente si podrían entregarlo en adopción.
.
Miré a Germán, le puse la mano en el hombro y le dije unas duras pero francas palabras:
.
"Querido German... a partir de aquí es todo cuesta abajo. No hay nada mejor que Calvin. Ningún comic hará que se te alegre el alma, que se te rían los huesos y que vuelvas a ser un niño como Calvin & Hobbes".
.
Este anuncio delicioso me ha recordado muchísimo esa divertida ternura de imaginación desbocada de los comics del genial Bill Waterson, alguien que decidió poner punto y final a su creación en pleno auge para no comprometer su elevada calidad, por respeto al personaje y a los lectores y que nunca ha querido mercantilizar a Calvin hasta el punto de que no existe absolutamente ningún merchandising del personaje. Cualquier cosa que lleve la imagen de Calvin & Hobbes es pirata.
.
Joer, qué rollo os estoy metiendo, se nota que he cogido con ganas el blog después de tanto tiempo. Que miréis el vídeo, que os va a gustar, pijo. Y gracias por seguir por ahí.
.
PS: Querido Germán... Isabel y tú ya tenéis a vuestros propios Calvin y Susie Derkins en casa... con lo que te gusta el color naranja me temo que te va a tocar a ti ser Hobbes.

7 comentarios:

sushi de anguila dijo...

Bestial...!!!!!!!!!!!!

Te dejo tres que me encantan... uno muy japo... y los otros dos se comentan por sí solos...

http://www.youtube.com/watch?v=5lKAhSzicGM&playnext=1&list=PL5DD16057D36C9160

http://www.youtube.com/watch?v=yCa6XBKwMjM

http://www.youtube.com/watch?v=8HI5AaHYmfw

Leandro dijo...

¡Es absolutamente cojonudo! Tal vez pienses que exagero, pero cuando has tenido un hijo poseído por un personaje legendario (en el caso del mío fueron, sucesivamente, Peter Pan y el Zorro) se entiende mucho mejor. No sé si reír o llorar. Bueno, venga... un poco de cada

Ramón Monedero dijo...

Si es que allí donde acto de presencia Darth Vader...
Por eso el episodio III se salva en sus últimos minutos...jejejeje

Samotracia dijo...

¡Simplemente genial!
Cuando mueve sus manitas puedo imaginar a mi sobrino el pequeño bajo esa máscara.
-Obi Wan te enseño bien, LukeSkywalker- Se me ponen los pelillos como escarpias al recordar esta frase.
Por cierto, me encantaban las historietas de Calvin y Hobbes.

Antonio Rentero dijo...

Querido Sushi, unos clásicos el del paraguas y el de los cubito de hielo ;-)

Leandro, creo que esa es la gran virtud del spot, te emociona y te divierte por igual. Yo no tengo hijos (aún) pero le llevo 17 años a mi hermano pequeño (con tres hermanas Rentero de la piel del diablo de por medio) y me ha recordado a los "momentos Calvin" de mi hermano cuando él tenía unos 6 y yo unos 24 y a veces era como tener un hijo.

Ramón... anda que no hemos echado horas comentando la aparición de Vader en el Episodio III!!!

Samotracia, lo de las manos de este niño es de tesis doctoral. Y Calvin forever.

Ramón Monedero dijo...

Y las que nos quedan!!! De hecho, yo creo que la aparición de Vader en el episodio III es la única que es una chufa, por obra y gracia del señor Lucas. Anda que ya le vale....
(Que conste que sólo lo hago por joder, jejeje)

Antonio Rentero dijo...

Ay, qué malo es "de" conocerse...