23.11.08

Lucia y el sueño de Memnon



Es una sala con mobiliario blanco y funcional, reina un ordenado caos y una dinámica actividad, incesante pero al mismo tiempo tranquila y eficiente.
.
Recorre las paredes una estantería repleta de cómics, libros de referencia, películas, discos... reconozco muchos de ellos porque los tengo en casa. En este lugar se respira multireferencialidad cultural. Hay un buen numero de puestos de ordenador donde jóvenes diligentes y entusiasmados no dejan de introducir datos, completar información, contestar peticiones, transmitir conocimientos.
.
Converso con algunos de ellos sobre la naturaleza de su trabajo, de un oficio para el que coincidimos en concluir que aun no se ha inventado un nombre de una sola palabra que lo describa. Les comento que ese lugar de trabajo me recuerda a mi propia casa, donde tengo una habitación llena de estanterías con mas de 30.000 cómics y en el dormitorio de invitados, la entrada y el salón mas estanterías están ocupadas con miles de libros, discos, películas... riendo me dicen que entonces me falta solo tener un puñado de ordenadores para hacerles la competencia, pero siguiendo la broma les contesto que ahí casi que también estamos en igualdad de condiciones, ya que en el salón tengo un antiguo escritorio con un portátil, en el cuarto de invitados tengo otro escritorio con un par mas de portátiles, mas el que tengo en el dormitorio...
.
Una joven morena ha estado escuchándonos sentada desde un puesto cercano, y me tiende su tarjeta. Junto al nombre de la empresa aparece el misterioso termino "MEMNONISTICA". Ella se presenta, es la directora. Se llama Lucia. Me señala con un breve gesto de la cabeza un puesto libre, junto a ella. Nos miramos. ¿Que me quiere decir? Vuelve a torcer la cabeza en dirección al puesto vacante. Me sonríe mientras me mira, divertida pero también satisfecha, como si hubiera encontrado algo que llevaba tiempo buscando.
.
Pues bien, eso ha sido lo que he soñado esta noche, así, tal cual.
.
Nada mas levantarme he conectado el ordenador (el del salón) a Internet y solo he encontrado una pagina en toda la Red (una, solo una) que contenga la palabra MEMNONISTICA, correspondiente con un misterioso PDF en alemán sobre el estudio de los coros en los dramas neolatinos (¿?).
.
De Memnon hasta ahora solo sabia lo que cuenta la mitología clásica griega y los vestigios que pude visitar en Egipto de los Colosos de Memnon, por cuyas fisuras antaño se colaban las corrientes de aire en el amanecer dando la impresión de que gemían. Hoy he descubierto también que Voltaire escribió un relato titulado "Memnon o la cordura humana" sobre el incierto resultado en la búsqueda de la cordura total por parte de un antiguo habitante de Ninive.
.
Pero cuando se me han puesto los pelos de punta ha sido al descubrir la pagina web de la empresa Memnon, con sedes en Inglaterra, Francia, Alemania y Holanda, y dedicada a la restauración, digitalización, preservación y acceso a fuentes documentales sonoras (y de otra naturaleza mediante colaboradores externos) de todas las épocas. Se definen como especialistas en la organización de la preservación digital y la accesibilidad de archivos audiovisuales y culturales.
.
Ahora la duda es... ¿llamo el lunes y pregunto por Lucia?

16 comentarios:

Prandez dijo...

estamos tardando, si no llamas tú, lo haré yo por ti.

Anónimo dijo...

Pues por qué no? Y aunque la respuesta no sea como en el sueño, igual deberías hacer caso a tu subconsciente y buscar de una vez un trabajo que te guste de verda. No será tan seguro ni cómodo, pero igual merece la pena dejar de recrearlo y alcanzarlo.

Wunderk dijo...

Uau, qué entrada... me ha encantado. Alguien debería rodar un corto sobre esta historia. Es tan sugerente...

Antonio Rentero dijo...

Si yo llamaría, pero la cosa podría quedar un tanto rara...

-Buenas... ¿trabaja ahí una tal Lucía? Mire, yo nunca antes había oído hablar de ustedes, peroes que anoche soñé que... ¿oiga? ¿oiga?

:-)

Querido anónimo, si a mi mi trabajo me gusta... y eso es lo peor, que hay veces que me quedo más allá de la hora que me toca por gusto, pq trabajo muy bien cuando el despacho se queda vacío, me quedo sólo, no llama nadie al teléfono... ¿que me gustaría más hacer otras cosas? ¿que podría dar más de mí haciendo otras cosas? Y quien no...

De todas formas en ello me ando, pero volveremos a hablar del tema en unos 3/4 años y entonces podré avanzar algo sobre el tema (las cosas de palacio van despacio, y pasito a pasito de anda el caminito).

Wunderk, cortos o largos, relatos o novelas, algunos de mis sueños harían pedir una excedencia a Freud... no sabes las mañanas que me he levantado asombrado tras soñar con ciudades totalmente imaginarias hasta un nivel de detalle de una precisión absoluta (postigos de ventanas, cúpulas lejanas, adoquines en el suelo, a orillas de un lago que circunda una escarpada montaña...) preguntándome pq no he estudiado arquitectura o urbanismo... pero se me pasa enseguida :-)

Wunderk dijo...

Me too...

A mí me pasa igual, por eso creo que me gusta tanto el Surrealismo y las Wunderkammern. En mis sueños se repiten paisajes y arquitecturas de lo más sugerentes. Y lo más curioso es eso, que ahora estoy escribiendo y me acuerdo de algunos de ellos que se han repetido muchas veces. Y otros que cuando estoy soñando voy pensando, anda estuve antes aquí en tal sueño, y cuando despierto ya no recuerdo ni unos ni otros sueños.

A veces están en mi cabeza como un mapa, los recreo desde el cielo y soy capaz de bajar hacia un detalle y recreo la arquitectura.

Es como un yo paralelo y a veces resulta muy intrigante.

No todo el mundo sueña así o se acuerda por lo que me alegra saber de alguien al que también le pasan estas cosas.

Antonio Rentero dijo...

Qué gustico da saber que tendremos buena compañía el día que nos ingresen en el Román Alberca :-)

Wunderk dijo...

Y lo bien que lo pasa uno soñando... a veces hasta da pena despertarse. Cuando no se convierte en pesadilla, claro.

Soñar no suele hacer mal a nadie ;)

Anónimo dijo...

Pues entonces perdón por prejuzgar.
Veo que vuelve a ser el de siempre.
Me alegro.
Wunderk, ciertamente soñar no suele hacer mal a nadie.

nostromo dijo...

Maaaadre mía!!! cómo andamos!! lo mejor será que estés una temporadica, SIN leer cómics, ver pelis, o leer libros, y sin ir al cine y sobre TODO, si te ofrecen una pastilla roja, NO la aceptes, repito, NO la aceptes.

Antonio Rentero dijo...

WUNDERK: es cierto, yo algunas mañanas me he despertado con enfado por haber salido de esos mundos oníricos que mi subconsciente es capaz de crear con una capacidad de detalle y de desbordante fantasía que no sabía que mi imaginación podía conseguir... ¡y menos dormido!

ANÓNIMO: no te disculpes por los "prejuicios", probablemente yo habré contribuído a transmitir una sensación de hastío con mi vida (laboral, personal...) que no corresponde con la realidad. Imagino que a todos nos gustaría tener algo mejor de lo que gozamos, o si no mejor diferente, pero yo creo que soy bastante privilegiado y estoy muy contento con lo que tengo, que a fin de cuentas y en cualquier caso es lo que me he buscado yo, el que está descontento con lo que tiene, si no se lo "arregla" él mismo no va a venir nadie a cambiárselo. Nuestro destino es nuestro y de nadie más, lo tenemos en nuestras manos... ya lo que hagamos con él...

NOSTROMO: ¿y quien te dice a ti que en algún momento tiempo atrás no decidimos vendernos al agente Smith y seguir deleitándonos con falsos filetes olvidándonos de que eran ilusorios?

Athena dijo...

Sí que estamos bien con los sueños, sí. Lo raro es que no nos hayamos tropezado por esos mundos oníricos de Hypnos.

Antonio Rentero dijo...

Yo soy más de Morfeo, pero vamos, sí...

juanpaulus dijo...

Busca "Calamnita" en Google y a ver que te aparece ;-)

Veo que te gusta forzar las palabras y los argumentos.

Un abrazo, JP

Antonio Rentero dijo...

Pues sí, para que lo voy a negar, me gusta retorcer palabras y argumentos :-)

Lo que no pillo es lo que me pides que busque. Si te refieres al juez Calamita entenderás que por razones profesionales no comente nada aquí.

Wunderk dijo...

Me ha dicho mi hermano que mañana empieza Black Coffee y que serás colaborador habitual.

Qué bieeen. No me le perderé.

Antonio Rentero dijo...

Yo tampoco me lo perderé ;-)