10.12.09

Hasta siempre, Eric Woolfson



Muchos no sabréis quien era Eric Woolfson, y solo unos pocos enarcaréis las cejas como muestra de saber ligeramente de qué os hablo si os digo que era la mitad de The Alan Parsons Project. Unos cuantos más asentiréis y sonreiréis al reconocer la música y el video de "Don´t answer me", emblemático tema que arrastra ya nada menos que 25 años de historia.
.
Por hacer el chiste, si el otro componente esencial de ese grupo eminentemente setentero-ochentero se llamaba Alan Parsons queda claro que Eric era "the project", y algo de eso hay.
.
Estos dos músicos revolucionaron el panorama musical mediante sus álbumes "temáticos", discos en los que todas sus canciones mantenían un vínculo conceptual y se convertían en ejemplos magníficos de como modernizar los libretos de composiciones antiguas, como las óperas, en las que se nos contaba una historia a lo largo de las distintas piezas, o como la música sinfónica, en la que distintos paisajes musicales nos aproximaban a narraciones melódicas.
.
Eric Woolfson y Alan Parsons, ingenieros de sonido, compositores e instrumentistas, unieron sus talentos, el primero como compositor, letrista, instrumentista y vocalista (es la voz de la mayoría de las canciones del grupo) y el segundo como productor, compositor musicala y creador del concepto en torno al que giraba el álbum. Porque si algo distingue a The Alan Parsons Project es la insistencia en que cada entrega de su trabajo tuviese un tema de base que unificase el mensaje de las piezas musicales.
.
Arrancaron su carrera con un insuperable homenaje a Edgar Allan Poe y sus "Narraciones extraordinarias" con un álbum titulado "Cuentos de misterio e imaginación". Posteriormente nos harían visitar los relatos de androides con cerebros positrónicos obra de Issac Asimov con "I Robot" (disco del que en cuanto a investigación musical electrónica son muy deudores, por ejemplo, Jean Michel Jarre o Mike Oldfield), los misterios de la cultura egipcia con "Pyramid", la obra modernista con "Gaudi" o el psicoanálisis con "Freudiana".
.
Los ochenta terminan y en el arranque de los 90 la fórmula se agota, Parsons y Woolfson tienen intereses contrapuestos y la cosa termina de no muy buenos modos. Quizá simplemente es que el momento del rock progresivo y los álbumes conceptuales ha pasado a mejor vida. A nosotros nos quedan inolvidables momentos disfrutando de canciones que forman ya parte de nuestra memoria emocional como "Eye in the sky" (en el minuto 2:00 empieza la parte conocida por todos), "Hyper gamma spaces", "Games people play", "Time", "Sirius"...
.
Por mi casa circulaba un curioso pack (que por supuesto aún conservo) con sus primeros cuatro discos en vinilo dentro de una caja que hoy sería considerada como un "special pack" de estos tan de moda, tematizado todo al estilo de "The turn of a friendly card", cada disco identificado con un logotipo que mezclaba un naipe y una cristalera emplomada. Pero los descubrí en 1984, con el lanzamiento del que seguramente fue el más comercial de sus discos, "Ammonia avenue", o como ellos mismos resumían en la funda interior del LP, "NH3 Ave.". A ese disco pertenece la canción que acompaña esta entrada, "Don´t answer me", una de las canciones más bellas que he escuchado jamás y que paradójicamente siempre se me ha "despegado" de su ya clásico videoclip, tan comiquero por otra parte.
.
Un disco que contenía piezas que los que ya vamos teniendo una edad como mínimo habremos oído una docena de veces en nuestra juventud, tales como "Pipeline" o "Since the last goodbye" y del que afortunadamente interpretaron alguna canción hace unos pocos años, en la (creo que única) visita que hicieron a Murcia actuando en el Auditorio Víctor Villegas.
.
Y mientras escucho esta última canción mencionada es el momento del adios, de despedirnos de Eric Woolfson, al menos un 50% de "The Alan Parsons Project", que falleció ayer, y agradecerle sincera y profundamente haber contribuido a que nuestra vida en los 80 (y después, cada vez que escuchamos su música) haya sido un poquito más feliz, un poquito más melancólica, un poquito más rica, seguramente un poquito mejor. Gracias, Eric.

1 comentario:

Wunderk dijo...

¡Qué gran grupo! Y qué merecido y bien contado obituario.

Pues ni me había enterado. Como bien dices, unos grandes ingenieros de la música ambos. Junto con Don't answer me me quedo con Eye in the Sky... y unas cuantísimas más.